Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI
I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI
Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

                                                              Miguel Rivilla San Martín      

Se veía venir y todos los vecinos lo criticaron, antes del inicio  de las interminables, millonarias, y molestas obras del desarreglo de una de las vías principales de Alcorcón.

Me refiero a la avenida de Cantarranas, que enlaza la avenida de Lisboa con Polvoranca y que tiene como núcleo vial la  rotonda  que encauza  la intensa circulación que va y viene de Madrid, con la que  va y viene de Leganés, Getafe y Fuenlabrada. El centro vial más congestionado de toda la ciudad.  A cualquier hora del día, dicha rotonda se hace intransitable y en horas punta se convierte en un caos para los automovilistas, viandantes y pasajeros de autobuses, quienes agotan su paciencia, hacen sonar sus claxons y pierden un tiempo precioso en salir de dicha ratonera. Todo a causa de las obras realizadas en Cantarranas en la que han dejado sólo dos carriles, uno de subida y otro de bajada, en lugar de los 4 que antes tenía.

Da la impresión que esta costosa, inútil y perjudicial obra,  ha sido proyectada con los pies y no con la cabeza. Todos se preguntan qué pasará el día que haya un fuego, tenga que pasar una ambulancia o se estropee uno de los numerosos autobuses que cruzan esta avenida. Alguien tendrá que responder ante los ciudadanos de “la invención” vial y   circulatoria, que un mal día se inició contra el sentido común y bienestar de los propios ciudadanos, que son,  en definitiva, los que pagan con su dinero y salud, los estropicios de sus ediles incompetentes. Por si a alguien le parece exagerado lo anterior, invito a los medios que den noticia de cómo se estropean las cosas, tirando el dinero de todos.