Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI
I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI
Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

                   VIII Ciclo de Conferencias Siglo XXI

                                27 de Enero de 2014

Enrique Fernández Melero

Los aplausos que recibieron, acompañaron y despidieron a doña Ángeles Pedraza durante su comparecencia en el centro Miguel Ángel Blanco de Alcorcón, representaban mucho más de lo que nos dijo o de su sola presencia. Aplaudimos lo que soporta, la tremenda carga de dolor y de injusticia social que les ha correspondido sufrir a las Victimas de la lacra terrorista. Miles de personas, esposas, padres, hermanos, hijos, que han perdido  su futuro y a los que se limita la propia dignidad humana.

Doña Ángeles nos explicó la repercusión de la retirada de la Doctrina Parot, la situación política en que se encuentra actualmente la investigación y represión a los asesinos, el descalabro moral de las Victimas que han visto defraudadas otra vez sus esperanzas de que se haga justicia. También de los pasos que nos han llevado a este momento siguiendo el “cuaderno de ruta” preparado por el gobierno de Zapatero, algo que todos sospechábamos pero de lo que ya no puede dudarse.

Y sobre todo nos habló de lo que no se entiende, de lo que no entendemos nadie, sean Víctima o afortunados que no hemos visto como el terror destroza nuestra vida. No se entienden la celeridad y diligencia puestas para asegurar los derechos de los asesinos y la tendencia a mirar a otro lado ante las reclamaciones de las víctimas. Parece que hubiese que ahogar sus protestas, como algo fuera de lugar. Que perdonen ¡Dios mío! Perdonar a los que no se arrepienten, a los que no reconocen su maldad, ni piden perdón. Sin embargo y sin entrar en cuestiones más profundas las peticiones se limitan a cumplir con las leyes actuales y a no rebajar las penas impuestas por los tribunales.
No entendemos la “humanitaria” puesta en libertad de “moribundos” que, apenas se ven libres, recobran la salud y las ganas de vivir ante la indiferencia de las autoridades.

Tampoco entendemos resoluciones judiciales con condenas centenarias, que todos sabemos que no se cumplirán. Son una burla cruel a la auténtica justicia y representan la forma en que la judicatura cumple pulcramente con la letra de la ley. Pero nunca con el espíritu de esa misma ley.

No entendemos y a veces los jueces nos lo tratan de explicar. Allí mismo lo hizo un magistrado que nos ganó con su hombría de bien y su testimonio. Y es verdad que las cosas no son sencillas y todo resulta complicado, pero es malo, muy malo que necesite de explicaciones lo que debería lucir con la claridad de los rayos del sol.

Desde el fondo de nuestro corazón buscamos esperanza en que nuestro gobierno no abandone la lucha contra el terror, tenemos fe en que la razón tiene que estar siempre con los buenos (en este conflicto no cabe equivocarse en quienes son) y pedimos caridad sin límite para las Victimas de los criminales.

Ángeles Pedraza nos ha prometido volver al Club Siglo XXI. Por nuestra parte será un encuentro deseado.