Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

María José Guerrero
 
De nuevo hemos disfrutado de una salida por Madrid. Esta vez para conocer algunas de la “Tabernas” más famosas que nos quedan, entre las más de 2000 que hubo en la capital. Nuestra encantadora guía Cristina venía, como siempre, con la lección bien aprendida, como todo profesor que se precie, enseñándonos muchas cosas interesantes.

Nuestra primera visita fue para conocer “La Bola” taberna familiar situada en la calle La Bola en el centro de la capital, que abrió sus puertas a finales del S. XIX, en 1870. Desde entonces sigue fiel a su tradición, ofreciendo el mismo cocido madrileño, en puchero de barro individual y cocinado al fuego lento del carbón de encina tal y como se cocinaba antaño. Además del cocido, podemos degustar sus estupendos callos y sus exquisitos buñuelos de manzana con helado.

Nuestra segunda visita fue a la “Taberna del Alabardero”, en la calle Felipe IV, en el Madrid de los Austrias, en los aledaños del Teatro Real y frente al Palacio de Oriente. Toma su nombre de los soldados del cuerpo especial de infantería, que dan guardia de honor a los Reyes de España “los alabarderos”. Las mesas de la Taberna, abierta en 1974, guardan largas tertulias literarias, de escritores de la Generación del 27, y de políticos, como Felipe González, Adolfo Suárez o Fraga que en las audiencias con el Rey y posterior visita a la Taberna, crearon parte de la historia de la Transición española. Sobre todo, la Taberna ha sido semillero de maletillas y toreros como Antonio Ordóñez o Paco Camino.

Nuestra tercera visita fue a la taberna “El anciano rey de los vinos”, en la calle Bailén. Junto al Palacio Real y frente a la Catedral de Nuestra Señora de la Almudena, Esta taberna está sirviendo, desde 1909, vermouth de barril, vino dulce, seco y una amplia gama de vinos. Con una decoración clásica y sencilla, presenta una cocina tradicional española con especialidades tan exquisitas como, el solomillo al vino dulce o las tiras de pollo con queso de Cabrales. Entre sus platos principales está la cazuela del anciano, los callos a la madrileña y postres deliciosos como la tarta de chocolate con requesón.

Nuestra cuarta visita fue a “Casa Ciriaco”, en la calle Mayor. Es un restaurante-bar, de 1929, antes almacén de vinos o tienda desde 1897. Recuerda en sus paredes la memoria de las tertulias del periodista y escritor Julio Camba, así como otros escritores que vivieron en Madrid durante los años 40 y 50.

La Casa Ciriaco, se hizo famosa por el atentado, realizado por Mateo Morral, contra Alfonso XIII y Victoria Eugenia, el 31 de mayo de 1906, el día de su boda. La bomba fue lanzada desde uno de los balcones superiores del edificio.

Se sirven platos con gran tradición dentro de la cocina madrileña, algunos de los más tradicionales es la pepitoria de gallina, que según afirman es receta de más de un siglo. Es costumbre que los martes se prepare el cocido completo, que se sirve tradicionalmente en  “tres vuelcos”. El vino típico es el Valdepeñas.

La quinta visita fue a “Casa Labra”, en la calle Tetuán muy cerca de la Puerta del Sol. La portada afirma su existencia desde 1860. Es famosa por haber sido protagonista de la fundación del Partido Socialista Obrero Español por Pablo Iglesias, el 2 de mayo de 1879, lo que recuerda una placa en el propio local.

Se trata de un local en el que se puede comer de pie unas tapas de bacalao rebozado y frito, los “soldaditos de Pavía”, croquetas de bacalao y tacos de atún con tomate. Mantiene el servicio separado: Las tapas se piden en una especie de taquilla con mostrador, y la bebida en la barra. Destaca un gran espejo de la época donde hay un cartel que dice “El que bien bebe hace lo que debe” recordando la obligación de pagar lo consumido. En un apartado interior se puede sentar y hay servicio de mesa. El local mantiene la decoración de antaño. Desde comienzos de este siglo se ha habilitado una terraza exterior que da a la calle, esto evita comer de pie.

No nos pudimos acercar a “Casa Lhardy”, pero Cristina nos informó bien sobre ella. Fue fundada en 1839, por Emilio Huguenin, un francés de origen suizo. Este establecimiento fue el primer restaurante o casa de comidas moderno que hubo en Madrid. Por sus comedores, decorados con la elegancia de la alta burguesía de finales del S. XIX, han pasado escritores, toreros y hasta la mismísima Mata-Hari.

En su cocina se prepara el más solemne de los cocidos madrileños, presentado en bandeja de plata, en cualquiera de sus 6 magníficos salones. Pero Lhardy no es sólo cocido, su carta es un ejemplo de alta cocina internacional, con platos como, el faisán al zumo de uvas, la perdiz estofada con cebollitas francesas etc.

Seguimos hasta el Arco de Cuchilleros, el más famoso de la Plaza Mayor. Allí pudimos oír, delante de “Las Cuevas de Luís Candela”, las historias de uno de los bandoleros más famosos.

Paramos delante del Restaurante “Sobrino de Botín”, considerado el más antiguo del mundo, fundado por el francés Jean Botín y su esposa en 1725, como “posada” cerca de la Cava Baja. Presenta una fachada de ladrillo con vista clásica del S. XVI, y ocupa cuatro plantas del mismo. En su interior los techos son bajos. La decoración se encuentra recargada de muebles y reliquias del pasado.

La cocina es tradicional castellana y madrileña, siendo muy afamado el cochinillo asado y el cordero asado, que se realiza en su antiguo horno de leña que está en el interior de la cocina. La repostería también es muy famosa, y son especiales los pestiños y los bartolillos.

Una de las placas exteriores recuerda que el gran novelista Benito Pérez Galdós, en su obra Fortunata y Jacinta, menciona el restaurante.

Llegamos a la Plaza de Puerta Cerrada, donde hay también dos Tabernas casi centenarias. Una, llamada “La Revuelta” donde ponen el mejor bacalao de Madrid, y la otra, “Casa Paco” casa que lleva siendo punto de encuentro y disfrute de todo Madrid desde el año 1954. Fundada por Paco García y su mujer Gloria. Son muy apreciadas sus tortillas y croquetas.

Finalmente, con un descanso de media hora, nos decidimos a probar las apetitosas tapas de las que habíamos estado hablando toda la tarde.