Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

Enrique Fernández

Así es como acostumbran a llamar al ajedrez. Y lo cierto es que se trata de dos reyes dispuestos a la batalla enfrentando sus huestes los cuales, según conviene, adelantan caballería, hacen correr  alfiles, oponen la pesada fuerza de las torres o sacrifican sin remordimientos a los pobres peones, con el objetivo último y mayor de derrotar al enemigo. Ese es el fin buscado, aunque a veces se producen “tablas” y los dos reyes quedan intactos rumiando la ruina que ha mermado las fuerzas iniciales. Como sucede siempre en la vida real, a poco que nos preocupe leer algo de Historia.

Pero a despecho de esta triste idea, me parece que el ajedrez es algo más. Una de las pocas cosas que puede conciliar a dos seres humanos a ambos lados del tablero, en el silencio, en la meditación, sin que importe la edad de los jugadores, sus ideales o sus ilusiones. Un veterano jugador comentaba hace poco que a él le enseñó su padre, que a su vez él había enseñado a su hijo y que su nieto estaba por los quince años, por lo cual ya era hora de que el chico empezase a jugar unas partidas con el abuelo. ¿Se puede mejorar esa tradición?

En el ajedrez casi nunca interviene el dinero, factor precioso del juego y siempre funciona el cerebro. Hubo tiempos en que se jugaba ajedrez en los colegios como parte de la formación intelectual y hoy se empieza a recuperar el hábito. Debería potenciarse la iniciativa para luchar contra las maquinitas alienantes que borran de las mentes infantiles el interés por el análisis y el cálculo de movimientos. Los que tenemos años vemos con temor a dos enemigos de los niños, los videojuegos y el móvil. Ambos son inventos que deben pasarse por la censura de la edad y el control de los mayores. Suena mal eso de censurar, pero ¿no es cierto que puestos en manos inmaduras puedan hacer daño?

 Hace muchos años, cuando no disponíamos de tantos “medios” como existen en la actualidad, los jovencitos se interesaban por el ajedrez. Recuerdo que empezaba a oírse hablar de un fenómeno llamado Arturo Pomar. Las revistas infantiles hablaban mucho de Arturito, el semanario “Chicos” reproducía sus partidas notables y los muchachos presumían de “mucho saber”, hablando de Capablanca y Alekhine. Hoy los jóvenes tienen otros intereses pero, afortunadamente, el antiguo juego sigue vivo.

Apostando por el ajedrez y con la estimable supervisión de  Alejandro Gutiérrez, la Asociación Cultural Alcorcón  Siglo XXI,  recluta entre sus socios a los siguen jugando (algunos solo con la modesta pretensión de mejorar)

A unos y a otros, a aquellos que saben y a los saben menos, les deseamos mucha suerte.