Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

Lara de Tucci

 

            Tras citar a los tres evangelistas sinópticos en una conferencia sobre la Sábana Santa, organizada por la Asociación Cultural Siglo XXI, Nicolás Dietl Sagüés, miembro del Centro Español de Sindonología, comenzó su exposición sobre el tema comentando que en el Evangelio de San Juan, concretamente en el capítulo 20, se dice que “el mismo evangelista y Pedro corrieron al sepulcro de Jesús en la mañana de Pascua, entraron, vieron las vendas por el suelo y el sudario enrollado en un sitio aparte”.

            A partir de ese lienzo evangélico, nuestro conferenciante, licenciado en Ciencias Físicas por la Universidad Autónoma y profesor de varias materias en colegios de prestigio, como el Andel de Alcorcón, fue relatando todo cuanto las creencias cristianas y la Ciencia han venido aportando de la Sábana Santa a lo largo de los siglos. Muy principalmente desde el siglo XIV, cuando apareció; pues antes no se tenía constancia de la misma. Aunque hay entendidos que afirman que el sudario fue propiedad  de los emperadores bizantinos y que se perdió en 1204 durante el saqueo de Constantinopla.

 

            Desde dicho siglo XIV, la historia de la Sábana Santa, que se encuentra en la catedral de San Juan Bautista de Turín, está muy bien registrada, con documentación que tira por tierra bastantes de las teorías que ponen en tela de juicio que fuera realmente la que tapó el cuerpo del Salvador. En tal sentido, para despejar dudas y leyendas erróneas que en nada benefician a la verdad, se han venido realizando pruebas químicas de la tela mediante luz infrarroja e, incluso, pruebas mecánicas mediante la medición de la radiación a través de longitudes de onda. Exhaustivos reconocimientos del sudario que concluyen que muy bien podía haberse fabricado en la época en que vivió Jesús.

 

Lo que más sorprende a quienes se afanan en demostrar que la Sábana no puede ser la de Cristo, es el hecho de que un negativo fotográfico muestra una sorprendente calidad de la imagen de un hombre que fue crucificado, coronado de espinas y con una herida de arma cortante en el costado derecho. Señales que no se borraron cuando la tela sufrió grandes daños en 1532 a consecuencia de un incendio en la capilla Chambéry, en la región de Saboya. Precisamente, un duque de Saboya -la dinastía de los reyes de Italia- ordenó en 1578 que la Sábana fuera llevada a Turín; donde permanece desde entonces. De todas maneras, la falsedad de la Sábana Santa, ni científicos ni trabajos de laboratorio han podido explicarla realmente.

 

En cambio, ante la imposibilidad de dar con la teoría de cómo podría haberse formado en ella la imagen malherida de Cristo Salvador, ya que la Ciencia se topa con magnitudes complejas que no pueden ser aclaradas, ha sido conveniente acudir a demostraciones más concluyentes y modernas, como las pruebas del carbono 14, para determinar su datación. Cosa que explicó el conferenciante Nicolás Dietl Sagüés, refiriendo que por el hecho de que nadie haya podido explicar algunas de las características del lienzo, motiva, en su opinión, que la credibilidad sobre el mismo sea cada vez más sostenible por los católicos de estos tiempos. Y Nicolás Dietl, cuando hablaba en el Centro Miguel Ángel Blanco, de Alcorcón, lugar de su conferencia, lo hacía transmitiendo una fe sin fisuras; pues también existen estudios físicos y químicos sobre la Sábana Santa que le conceden a la misma destacados detalles que refutan la ficción que otros estudiosos destacan de ella.

 

            Miembro del Centro Español de Sindonología -sindone significa sábana-, este conferenciante es además un experto en el terreno de las reliquias desde hace más de treinta años; habiendo impartido unas 200 charlas y conferencias, principalmente sobre la Sábana Santa. Lo que le capacita para exponer con claridad las conclusiones que ha venido acumulando sobre el sudario. Pues no en balde, contando con el dato de que está hecho de lino y algodón, las pruebas fotográficas tridimensionales que asimismo le han practicado muestran manchas de sangre por las flagelaciones, así como por las excoriaciones en la cabeza de Jesús por la corona de espinas, y se le nota la nariz desviada por algún fuerte golpe y los parpados entornados por el sufrimiento.

 

            Se extendió Nicolás Dietl en otros muchos detalles para confirmarle al auditorio que es un ferviente defensor de que dicha Sábana cubrió el cuerpo de Jesús. Siendo un milagro quizá que haya permanecido como está a lo largo de los siglos. Pero es que si Dios no es capaz de hacer milagros así, tampoco lo sería para realizar el milagro del amor supremo. Como lo vienen entendiendo los últimos Papas, pues ante la Sábana Santa se han arrodillado en la catedral de Turín Juan Pablo II, ya en los altares, Benedicto XVI y, también, el Papa Francisco.