Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

… Más de un siglo (con algún paréntesis exigido por las circunstancias) disfrutando de un mínimo de libertad: salir a la calle, jugar, verse con los amigos, ir a comprar donde se nos antoja, corretear por el campo, ir de vacaciones a la playa o a la montaña, poder estudiar, entrar y salir de casa… Y de pronto, el “horror vacuo”: cae la losa encima, la espada en la puerta, la censura por doquier: de tus palabras, de tus acciones, de tu forma de vivir y de actuar… “¡Quédate en casa!”, “¡Cállate!”, “¡Ponte una mascarilla!” “solo urgencias”. ¿Nos hemos vuelto locos?

No, no. Nos dicen los que dicen que nos gobiernan, que un virus (qué será un virus, no se toca, pero ataca, no se ve pero existe); sí, ahí está, pero no pasa nada, seguid viviendo como si nada. Y de pronto, ¡ojo!, que nos está atacando y nos encuentra desnudos, carecemos de defensas (ni aviones, ni tanques, ni fusiles, ni ametralladoras, ni bombas, ni cañones…) Pero bueno: ¿no se creían los hombres de nuestra época superiores a todo, capacitados para hacer frente a cualquier emergencia, unos semidioses que no necesitan ayuda de nadie, que pasan de todo lo que no ven sus sentidos, pues no creen en lo que no ven, no creen en lo que no tocan… pues están por encima de la naturaleza, lo invisible no existe…? ¡Ya, ya! Y ahora la naturaleza se venga: el humano, con sus leyes, no puede cambiar las leyes naturales. Aunque el hombre diga por ley que el burro eche a volar… no le van a salir alas.

 

Pero cuando ataca ese “virus” –un virus corona que llaman coronavirus– diminuto, inaccesible, invisible… esos hombres potentados que nos han estado engañando se vuelven ignorantes, incapaces como un niño ante un gigante; no saben qué inventar para atacar y vencer esa cosa tan pequeña… pero tan peligrosa que nadie se lo espera, que nadie se toma en serio una cosa tan pequeña, pero que consigue aterrorizar a la gentes, dominar y amordazar a miles y millones de personas, de enfrentarnos por ver quién es el primero que inventa algo y, con ello, hacerse rico… ¿Seremos tan poca cosa aunque se nos diga que somos los reyes de la creación, los dominadores del reino animal y vegetal, capaces de ir a la luna, de descubrir las estrellas, de bajar al fondo de los mares?

Pero no os preocupéis, españolitos: quien os ha servido gratuitamente el virus, ese mismo os curará si ponéis en la balanza  dinero contante y sonante. Quien vence cobra, y porque la salud es lo prioritario en esta vida cuando hay dinero para pagarla, pues ahí van nuestros sueldos y nuestros ahorros: la salud es lo primero y no estamos dispuestos a sacrificar nuestro bienestar.

 ¿Habremos los españoles aprendido algo de esta pesada y trágica experiencia? No sé, no creo, porque la experiencia y la Historia nos enseñan que olvidamos de un día para otro lo bueno y lo malo que hemos vivido el día anterior; y también porque creemos en nuestro poder de superación: a grandes males, grandes remedios. Que así sea.