Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI
I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI
Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

Opinión

Con la fama y buen nombre que ha logrado en su larga carrera como realizador y buen profesional Alex de la Iglesia, me cuesta entender por qué en esta cinta de "Las brujas de Zugarramurdi" ha mal- usado la imagen de un Cristo con una metralleta. Gran parte del público lo calificarán de MUY MAL GUSTO y  no pocos , ofensiva a sus más íntimos sentimientos  religiosos.

 

Poquísimos humanos, si exceptuamos avezados surfistas, son capaces de estar en la cresta de la ola por algún tiempo al practicar surf. Lo que aceptamos en el deporte se puede trasladar a los medios. Vivimos en el mar de la información inmediata y contados son los que pueden seguir el ritmo alocado de las noticias que de continuo se producen. Lo que por la mañana sabemos como novedad, por la tarde ha quedado ya obsoleto. El flujo y reflujo del devenir humano global es imparable e incontenible. Como las olas del mar.

Miguel Rivilla San Martín

Poquísimos humanos, si exceptuamos avezados surfistas, son capaces de estar en la cresta de la ola por algún tiempo al practicar surf. Lo que aceptamos en el deporte se puede trasladar a los medios. Vivimos en el mar de la información inmediata y contados son los que pueden seguir el ritmo alocado de las noticias que de continuo se producen.

Miguel Rivilla San Martín

Una gran parte de españoles, desde que se levantan hasta que se acuestan, pasan el día clikeando convulsivamente su móvil. No se dan respiro. Si vas en el metro o en el bus; en las estaciones de tren, salas de espera, consultas, en la calle y por todas partes, -sin excluir sitios sagrados-  haga frío o calor, verás incontables personas- mayoritariamente jóvenes, adolescentes y hasta niños, que no cesan de clikear con su móvil. No se trata ya  de una moda, ni de un servicio, ni de una necesidad, ni una diversión, ni  comunicación, sino para muchos, es una real enfermedad o móvil-adicción.

Miguel Rivilla San Martín

Pocas cosas más serias que hacer reír a los niños y sonreír a los mayores. La profesión y  nombre de payaso están más que dignificados. No es un insulto, sino un elogio. El gran payaso Miliki se nos ha ido. Inolvidable. Su recuerdo y memoria permanecerá, no en un monumento, ni en una placa de una calle, sino en el corazón de millones de españoles.