//Codigo Facebook
Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

        Pandemia, estado de alarma, confinamiento, infecciones, contaminados, hospitalizados, fallecidos, funerarias, morgue, incineraciones, entierros, recuperados, residencias de ancianos, eutanasia, abortos, UCI, test, riesgos, víctimas, hecatombe, luto, pésame… mascarillas sanitarias, respiradores… “quédate en casa” miles de veces repetido.

        Médicos, enfermeros, profesionales, sanitarios, cuidadores, expertos, analistas, coordinadores…

        Desprecio de la vida, confinamiento y desconfinamiento, control y descontrol, titubeos, desescalada, coordinación y descoordinación, clima de crispación, escándalos, contradicciones, indecencia, desastre, desamparo, desvergüenza, desinformación, desgobierno, disparate, lapsus, ERTE…

        Noticias, bulos, mentiras, censura, decisiones, indecisiones, rectificaciones, ratificaciones, contradicciones, errores del gobierno, improvisaciones, chapuzas, estupor, bulos y falsas noticias, rastreo de las redes sociales…

 

        Alegría, fiestas, risas, jolgorio, viva la pepa, comentarios jocosos, burlas sobre la pandemia, bromas y comedias para que nos riamos ante las televisiones para entretenernos y olvidarnos de lo que está pasando, y ver qué bien se está en casa, y qué paz hay en las calles de las ciudades… Nada de mostrar la realidad de los muchos miles de muertes, del desastre de la economía, de los que lo han perdido todo o están sin trabajo... INDECENCIA.

       Nada de luto oficial, nada de minuto(s) de silencio por las víctimas, nada de pedir perdón, nada de compasión por parte del Gobierno… que parece en sus adentros alegrarse de los ahorros en seguridad social; nada de manifestaciones en los medios de comunicación, nada de pedirle cuentas…

       Miedos al desastre económico, miedos al futuro, miedos a no tener vacaciones en la playa, miedo o temor a no poder disfrutar de la vida como antes, temores a no ver, participar, disfrutar de las grandes concentraciones musicales veraniegas…

       Pendiente está el Gobierno de que nadie ponga en entredicho su “buen hacer”, su prudencia, sus acertadas decisiones, su política y su “lucha” contra la pandemia. En ese empeño se ha lanzado  contra quienes le denigran, los que le tachan de indecente, incompetente, de desastroso… Recurre para ello a los bulos,  a la mentira, a perseguir esos bulos y falsas noticias en las redes y al derecho de libertad de expresión… “porque no puede permitir que haya mensajes negativos”. En el colmo de su desfachatez, recurre, como en las Repúblicas Democráticas del Este europeo, a la guardia civil para que vigilen a los ciudadanos.

       Y los ciudadanos se preguntan entonces: si el Gobierno miente, lanza sus bulos por sus inmensos medios, ¿por qué persigue a los ciudadanos que hacen lo mismo? Si el Gobierno recurre a la libertad de expresión, ¿no disfrutan también los ciudadanos de libertad de expresión?

       Este es el diccionario y los vocablos que más se repiten desde marzo en los medios de comunicación, en los discursos, entre los ciudadanos. El Gobierno ha perdido todo crédito, y España, vista desde el extranjero, ha perdido todo el prestigio del que gozaba desde la Transición. ¿Ha nacido un nuevo régimen para la alegría de los que no creen en España? ¿Tenemos ahora unos gobernantes ideologizados, inútiles, desastrosos?

       Han perdido la vida decenas de miles de ciudadanos. Pero por parte del Gobierno no ha habido luto oficial, ni ha pedido perdón por sus errores, por su falta (¿voluntaria?) de previsión, por sus contradicciones, por sus inmensos gastos inútiles, por su desprecio hacia la vida de sus mayores y del resto de los muertos… Ha sido obsceno, indecente seleccionar (triaje, dicen con un galicismo para que la gente del común no lo entiendan) quiénes tienen derecho a vivir y quiénes no; quiénes tienen derecho a los cuidados intensivos y quiénes no. ¿Es diferente la dignidad de las personas según su edad, según su ideología?, ¿tienen derechos unas personas y otras no?, ¿no es contrario a la Constitución semejante actuación? Sí, pero a la izquierda solo le interesan ciertos artículos y otros no según su ideología.

      OBSCENIDAD, INDECENCIA: da la impresión de que para el Gobierno y sus compinches, los muertos, nuestros muertos… son una cosa, una mercancía, objetos de tira y pon. Expresiones como la de una cierta concejal reflejan a la perfección lo que piensan muchos de los que apoyan y forman el Gobierno de España: “los ancianos son un lastre natural que el coronavirus, está limpiando”. Sí, hay que darle gracias al coronavirus. Es, sí, una actitud OBSCENA e INDECENTE.