Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

         Sí, más ricos en este vocabulario que se nos ha impuesto, pero más pobres económica e intelectualmente.

        Millones de veces, durante esta pandemia, se han dicho, redicho, repetido por parte de entrevistas, comentaristas, periodistas, TV radio, periódicos… Tenemos la cabeza llena, la mente enfebrecida, la memoria atiborrada de Pandemia, estado de alarma, confinamiento, infecciones, contaminados, hospitalizados, fallecidos, funerarias, morgue, incineraciones, entierros, recuperados, residencias de ancianos, eutanasia, abortos, UCI, PCR, ME, células, test, riesgos, víctimas, hecatombe, luto, pésame… mascarillas sanitarias, respiradores… “quédate en casa” millones de veces repetido. La “insoportable levedad del ser”.

 

     Médicos, enfermeros, profesionales, sanitarios, cuidadores, expertos, analistas, coordinadores, residencias… Y miles de presencias en TV del presidente, ministros, especialistas, técnicos (in)competentes… Y unas televisiones descarriladas, abultadas, llenas de virus que contaminan a toda la población su histeria y sus mentiras.

      Desprecio de la vida, confinamiento y desconfinamiento, control y descontrol, titubeos, desescalada, coordinación y descoordinación, clima de crispación, escándalos, contradicciones, indecencia, desastre, desamparo, desvergüenza…

         Y ahora, al final de lo que llaman final de esa peste, las fases, desfases, unas regiones sí, otras no; unas provincias sí, otras no; unos pueblos sí, otros no… y el fin (quizás) de nuestra pesadilla y… la libertad (condicionada).

       Y en el fondo de la pandemia, la POBREZA INTELECTUAL NUESTROS GOBERNANTES, pobreza que repiten y transmiten los medios como papagayos. ¿Serán esos transmisores tan pobres intelectualmente como los gobernantes?

        Cómo y con qué cabeza piensan esos que han decidido crear una comisión de RECONSTRUCCIÓN? ¿Qué se habrá destruido para tener que reconstruirlo? La casa no se ha destruido, el Estado no se ha destruido, España no se ha destruido… ¿Reconstruir? ¿No será esa miserable mente intelectual de los que nos gobiernan la que habrá que reconstruir? Los franceses, más cultos y cuidadores del vocabulario que emplean, lo llaman “RELANCE”, o sea relanzamiento, relanzar lo que se ha paralizado. En Madrid, más acorde con la realidad, lo llaman “REACTIVACIÓN”. Eso ya tiene sentido. ¿Habrá que reconstruir a nuestros gobiernos y a los papagayos medios orales y escritos?

         En nuestros oídos resuenan diariamente, dale que dale, eso de mantener la distancia… para evitar contaminarse. Unos lo llaman “distanciamiento sanitario” (médicos, enfermeros, sanitarios). Otros “distanciamiento interpersonal” (en el Metro de Madrid). Otros “distanciamiento físico” (entre personas físicas). Otros “distanciamiento de seguridad” (como debe ser). Pero he aquí que los ministros, esos abanderados de la intelectualidad, lo llaman “distanciamiento social”. Repetido hasta la saciedad por los papagayos… ¿Qué querrán decir con eso de social? ¿Se habrá convertido en distanciamiento físico, de las personas en social? ¿Nos quieren meter en la mente, querramos o no, eso de lo social porque hay tres ministros que administran la sociedad?

       Otra de las perlas ministeriales que nos meten hasta en la sopa: la NUEVA NORMALIDAD. Pero yo reflexiono: existe la NORMALIDAD y la ANORMALIDAD. Se es normal, o se es anormal. No existe lo nuevo normal ni lo viejo normal. Si con la pandemia vivíamos en la anormalidad, ahora queremos volver a la normalidad. Y no hay más. Lo demás está en la cabeza de gobernantes y sus voceros de nivel cultural limitado.

          Y para colmo, decir algo para que la gente no se entere. Así, nuestra Sanidad se ha inventado y propagado un nuevo término: “TRIAJE”. ¿Qué será eso?, se pregunta la mayoría de la población. ¿O es que lo hacen adrede para que la gente no se entere ni se asuste? “TRIAGE” es una palabra francesa que, traducida al español, significa separar, discernir, escoger, seleccionar. Como parece que nuestro idioma es pobre, carece de términos exactos… se recurre al francés. En la práctica médica esto significa: en caso de tener que llevar a la UCI a dos enfermos de coronavirus, uno de 80 años, otro de 50, hay que elegir (recurrir al TRIAJE) al de 50 años porque es más ¡útil para la sociedad! ¿Está claro?