Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI
I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI
Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

            Tenía yo preparado este trabajo para la edición de FITUR de este 2021, pero el coronavirus, suspendida la Feria del Turismo, ha trastocado mis planes. No obstante, gracias a la web de la Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI, puedo publicarlo pasado ya un año exactamente desde que la noticia saltara a los medios: “que Sigüenza se postulaba, por medio de representantes políticos comprometidos con la causa, como candidata al nombramiento de Ciudad Patrimonio de la Humanidad”. Y desde luego no les faltó acierto a quienes se propusieron que la Ciudad del Doncel, como en las esferas culturales se la conoce, alcance el rango universal que ciertamente se merece por tantos contenidos como aglutina; que la posicionan como enclave turístico por excelencia y como centro ideal para ser estudiada y difundida.

 

           Pues la historia, el arte, la arquitectura y su entorno paisajístico son razones esenciales que apoyan el referido reconocimiento; que, con toda seguridad, enorgullecerá  en su día a los seguntinos, a toda la provincia de   Guadalajara y, con España, a Castilla La Mancha. Dado eso, decir que es imposible reseñar en un artículo, ni someramente, parte de algunos puntos de interés que ostenta Sigüenza. Por eso mismo tengo que detenerme sólo en ciertas referencias que la sustentan como ciudad emblemática de la Comunidad Autónoma alcarreña; tan próxima a Madrid, para visitarla nuestros asociados cuando los problemas sanitarios lo permitan.

             Una de las referencias son sus calles de la época medieval; que, como por ejemplo más significativo, es su calle Mayor con sus casas de los siglos XVI al XVIII, casas de mampostería, alguna con rotulación de su fecha de construcción (1788). Y donde se encuentra la iglesia de Santiago, que fue parroquia y que conserva su impronta antigua y monumental, como beaterio e iglesia de Santa Clara ya desde el siglo XVI.

            Pero también tiene Sigüenza otras calles, que pintan de encanto su casco antiguo y matizan de históricas situaciones sus aspectos castellanos. Así, por ejemplo, tenemos la calle de los Arcedianos, paralela a la calle Mayor, y continuada ésta por la calle de Villegas, en cuyo número 8 aparece el emblemático icono “Cabildo Catedralicio de Sigüenza: un jarrón de azucenas”. E igualmente la calle de las  Comedias; con su casa del número 6, rezando que se hizo “Para los Pobres”. Todas son vías urbanas por donde las almas de un pasado histórico y sumamente evocador “hablan” aún por sí solas de lo que Sigüenza atesora.

        Aunque de lo que Sigüenza -en época romana, Segontia- puede ofrecerle mejor a aquellos que determinen su condición de Patrimonio de la Humanidad con mayor motivo, ha de ser su artística y coqueta Catedral; verdadero monumento urbano a orillas del Henares. Catedral de estilo cisterciense que fue modificada con el tiempo con estilos platerescos y del propio renacimiento. Sigüenza puede presumir de su Catedral, la que fue consagrada a principios del siglo XII (1169), gracias a un cluniacense de Aquitania (Francia), Bernardo de Agén; que obtuvo como reconocimiento que se le reconozca “Obispo y Señor de Sigüenza”.

         Seguramente por eso se la conoce a Sigüenza igualmente como “Ciudad Mitrada”. Y ahora, en trance de titularidad patrimonial en el corazón de España, puede presumir, por su artística Catedral; que lo mismo ha servido por siglos para orar y como plataforma-fortaleza, con su puerta llamada de los “Perdones”, que está flanqueada por sendas torres almenadas que haciendo de campanarios -según el canónigo don Felipe-Gil Peces- bien pueden ser consideradas reductos ofensivos. Por lo cual, puede ser que el recinto sagrado sea conocido de la misma manera como “Fortis Seguntina”.

         Sin entrar en otros edificios de suma importancia de esta ciudad de Castilla La Mancha, y para reforzar la candidatura de Patrimonio de la Humanidad, no hay más remedio que centrarse en algunos contenidos de esa su Catedral; con fachada donde no se desfiguran entre sí sus estilos arquitectónicos. Y como para destacar sobremanera lo que acumula dentro en recopilación de arte que se compagina con el concepto histórico; se destaca “La Anunciación” de El Greco”; cuadro pintado con la integridad y luminosidad que sobresalen en la figura del Arcángel y del mismo Espíritu Santo, en forma de paloma.

             Con la Capilla Mayor ofreciendo un magnifico retablo de madera policromada. La nave central, con la suntuosa reja que la separa de dicha Capilla. El prodigioso coro del Cardenal Mendoza, y su sillería de nogal del siglo XV, bajo el órgano. Los púlpitos, verdaderas joyas labradas con rica ornamentación. Y además, para concluir con fastuosidad, la capilla de San Juan y Santa Catalina; que alberga el grandioso sepulcro en alabastro de Martín Vázquez de Arce, el Doncel; joven de unos veinticinco años o así, que murió en la toma de Granada en 1486, finalizando ya la Reconquista. La sacristía de las Cabezas, cuyo diseño de debe a Alonso de Covarrubias. El altar de Santa Librada. El majestuoso claustro… Todo, en fin, un glosario de relevancia que sirve para añadir lo que otras plumas puedan aportar para que Sigüenza forme parte de la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.