Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

Miguel Revilla San Martín

Nada nuevo. Se veía venir. Al comprobar la deriva totalitaria del líder venezolano en todos los aspectos de su desgobierno, tarde o temprano la confrontación con la Iglesia católica era de todo punto inevitable. Ha pasado a lo  largo de los siglos y seguirá pasando. Cuando los gobernantes se endiosan y se arrogan todos los poderes, cualquier barrera es derribada. La dictadura, el totalitarismo y el pensamiento único, es lo que se impone. En Venezuela, ha tiempo que el tirano Chávez y su régimen no admite otras libertades que las controladas por su omnímodo poder. Todo se hace en nombre del pueblo, pero sin el pueblo y la oposición es reducida al silencio, y como no cabe de otro modo la Iglesia-conciencia crítica del poder- ha chocado con el Gobierno de Chávez.

Chávez no se ha parado en barras. Con su lenguaje dogmático y demagogia barata y populachera, arremetió contra Cristo y su “embajador del pueblo”, el Papa. El único poder que el vicario de Cristo y sucesor de Pedro ejerce, es el poder espiritual, el de la paz, de la libertad y el de los derechos y dignidad de todos los hombres. Servir al pueblo y ni servirse del pueblo ha sido y es el lema del Papa y de la Jerarquía católica.