Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

Miguel Rivilla San Martín

Cuando  un evento es irreversible, de imposible  solución  o de  extrema gravedad, se echa mano del dicho popular “Dios nos coja confesados”.Es la expresión de impotencia, de un fracaso previsto o de un insólito milagro. Así suele expresarse el pueblo llano ante una crisis sin salida, o ante las promesas del presidente del gobierno, mil veces repetidas e incumplidas, con millones de parados y  medidas de recortes en la economía personal.

Mi alusión va en otro sentido no político y material, sino personal  y espiritual  de dicha frase, cuyo significado indica la última tabla de salvación en el punto y hora de pasar a la otra orilla del más allá y emprender el viaje sin retorno a la nueva dimensión.

No hay  nada más incierto que el hecho cierto de la muerte. Ocupados y preocupados por las realidades temporales y la actividad cotidiana, la mayoría de los humanos, no perciben la proximidad de la parca, como admirablemente advirtió el gran poeta Jorge Manrique:   ”Recuerde el alma dormida, avive e l seso y despierte, contemplando cómo se pasa la vida, como se viene la muerte tan callando”.

La hora de la verdad se aproxima a todos. De cómo nos encontrará, va a depender nuestro destino eterno. No hay pues, momento más trascendente que el de la muerte.  Adquiere su verdadero sentido el dicho popular:

“Que Dios nos coja a todos confesados “ o cuando menos, con el alma limpia de pecado mortal, pues como dice la Biblia: “Nada manchado entrará a la presencia de Dios tres veces santo”.