Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

          Muchos recordamos aquella serie de Televisión, protagonizada por los actores Antonio Casal como el infatigable jefe de la G.M.T., y Alfonso del Real como don Lotario, que a principios de los años 70 popularizo la figura de un guardia urbano que, a imitación de los detectives novelescos, iba solucionando de una manera sencilla y popular diversos casos policiacos que ocurrían en su pueblo manchego. Este personaje literario, conocido como Plinio, fue por el excelente y casi olvidado escritor, Francisco García Pavón.

         Doctor en Filosofía y Letras y profesor en la Escuela de Arte Dramático de Madrid. Mientras hacia las prácticas de la milicia universitaria en Oviedo, escribió su primera novela, Cerca de Oviedo, que quedó finalista del Premio Nadal en 1945, en la segunda edición del premio. Cultivo la novela, el ensayo y la crítica teatral, pero destaco en especial por sus relatos, en los que era un maestro que hay que situar al lado del otro gran maestro de este género en su época, Ignacio Aldecoa.

 

      Con Plinio y sus historias García Pavón sabe transmitir como pocos la esencia de la idiosincrasia del paisaje y el paisanaje manchego y logro enfocar el género conocido como novela policiaca como una mezcla de lo estrictamente policiaco con elementos costumbristas y crítica social hasta donde era posible en la época. Eso le da un particular lugar en la historia de la novela negra española.

       Manuel González. Conocido como Plinio, en la ficción es jefe de la policía de la policía Municipal de Tomelloso (provincia de Ciudad Real), protagonista de varias novelas y numerosos relatos cortos.

     Plinio es considerado el pionero de la novela policiaca española, muy lejos de los estereotipos anglosajones. Es un personaje humano completo, sembrando el camino para posteriores investigadores compatriotas: el Carvalho de Manuel Vázquez Montalbán o el sargento Bevilacqua de Lorenzo Silva. Su método de trabajo está basado en la observación y en el “palpito”, especie de intuición  y su sabiduría sobre el ser humano en general y de los convecinos en particular, con el que resuelve los grandes y pequeños crímenes de la localidad.

    “La verdad –sigue Francisco García Pavón- es que la mayor parte de mi literatura, y sobre todo la no policial, es autográfica, tratada en los cuentos y en las otras novelas, de una manera más o menos proustiana. La diferencia está en que las novelas de Plinio son invenciones, aunque los recuerdos  siempre intervengan  y aunque se desarrollan en medios y geografías autobiográficas.”

    Las aventuras de Plinio fueron llevadas a Televisión Española hace unos años: “Pues me resultó muy mal. La televisión siempre aumenta las ventas, menos esta vez, que me las corto radical. La verdad es que el programa resultaba un rollo. Fíjate que en la Feria del Libro estaba yo firmando ejemplares en una caseta y oí a alguien que decía: “Este es el tostón de Plinio. Vámonos”. Así que los lectores de unas novelas que yo creía que eran divertidas, tras la tele dejaron de leerlas… Que la gente se reía con ellas es verdad. Un médico me conto que tuvo que prohibir a un enfermo cardiaco la lectura de El reinado de Witiza, porque se ahogaba de risa… En fin: yo en las novelas policiacas, que la crítica han dicho tienen la virtud de haber españolizado el género, tengo dos satisfacciones: la de haber creado el tipo de detective provinciano y español y la de haber popularizado a Tomelloso, mi pueblo.”

   Otras obras suyas cuya lectura recomiendo son El reinado de Witiza, finalista del Premio Nadal en 1967, El rapto de las Sabinas. Premio de la Crítica de narrativa en 1969. Las hermanas coloradas. Premio Nadal también en 1969