Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

        Con motivo de la festividad de la Virgen de la Almudena, patrona de Madrid, estos días son muchos los turistas y madrileños que nos acercamos hasta la catedral para celebrar esta festividad.

        A tan solo un paso de la actual Catedral  están los cimientos de la antigua Iglesia de Santa María de la Almudena y podemos contemplar lo que de ella queda a través de un cristal transparente. Por desgracia solo podemos ver unos pocos restos de lo que fue una de las iglesias más antiguas de Madrid, están situados en la esquina de la calle Mayor con la calle Bailén. La actual catedral se realizó para sustituir a esta pequeña e histórica iglesia de humilde arquitectura.

        En 1202 se conceden a Madrid un Fuero o lo que es lo mismo privilegios reales, concedido y sancionado por Alfonso VIII de Castilla. Eran las primeras normas escritas que regulaban la convivencia de los madrileños durante los siglos XII y XIII. Madrid se divide en 10 colaciones o parroquias que regulaban la vida religiosa, administrativa, civil y política de sus habitantes.

 

         Todas estas iglesias estaban situadas dentro de la muralla y algunas fueron en su origen mezquitas musulmanas anteriores a la conquista de  Alfonso VI en el siglo XI.

      La primera que se menciona en este Fuero es la Parroquia de Santa María la Mayor, tal vez la más antigua. Fue derribada en las obras de remodelación de la calle Mayor en el siglo XIX. Es muy probable que se asentara sobre la mezquita mayor del Mayrit musulmán junto al Alcázar. Alfonso VI la convirtió al culto cristiano. Pero también es posible de que existiera  un  antiguo  templo  visigodo  que posteriormente, fue transformado en mezquita y finalmente fue la iglesia de Santa María en el fuero de 1202. Es difícil saber a día de hoy si se adaptó al edificio existente o si por el contrario se construyó uno nuevo. Cuando Alfonso VI conquistó Madrid en 1085 la virgen de la Almudena fue hallada en uno de los cubos de la muralla, esta primitiva talla que debía ser anterior a la ocupación islámica, se colocó en esta iglesia según la tradición.

        Cuando se desenterraron en el siglo XX los restos de esta iglesia aparecieron restos arqueológicos románicos entre otros. La iglesia de Santa María  tuvo diferentes ampliaciones hasta que en el siglo XVII alcanzó su fisonomía definitiva y las familias más importantes de Madrid colocaron sus capillas sepulcrales en ella. A través de documentos, grabados, pinturas etc… podemos saber cómo era esta primitiva iglesia que fue cambiando su aspecto original con el paso de los siglos hasta su demolición en 1868. Antes de su demolición la iglesia presentaba ya un gran deterioro.

         Antes de ser derribada los tesoros de la iglesia de Santa María fueron llevados al convento del Sacramento, situado en frente y a otras iglesias.

        Posteriormente el rey Alfonso XII cede los terrenos del patio de la Armería para levantar la futura Catedral de la Almudena.

       Hoy lo poco que queda de sus cimientos podemos verlos tras un cristal en la calle de la Almudena, callejón estrecho pero zona de paso para los que viniendo del Palacio Real quieren acortar para salir a la calle Mayor. Una estatua de bronce a tamaño natural contempla con nostalgia estos cimientos.