Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

 ¿Sabías que… en el pasado siglo ésta obra de ingeniería hidráulica movió en España recursos nunca vistos?

      Nunca debe menospreciarse cualquier trabajo destinado a mejorar la capacidad hidráulica de un país como el nuestro en el que el agua no es un bien abundante. De hecho la política de construcción de pantanos durante el mandato de Francisco Franco resulta asombrosa y los resultados han generado una riqueza impensable en la monarquía y en la II República. Aquel NO-DO de nuestra juventud que se repetía una y otra vez con noticias de inauguraciones de nuevos pantanos y embalses (y que por cierto nos causaban un regocijo infantil) eran en realidad el testimonio de que se estaba generando un futuro excelente para España. Las cifras hablan por sí mismas. La II República española tenía embalsados 4000 Hm3 (cifras redondeadas) Al final de la Dictadura existían 40000 Hm3. En la actualidad contamos con 55000 Hm3. El periodo de la Democracia solo ha añadido un tercio sobre los ya existentes, teniendo en cuenta que muchos de ellos estaban proyectados e incluso iniciadas sus obras en el periodo anterior.

 

    ¿Cómo pudo hacerse tanto con tan poco, en un país arruinado en el que el fisco tenía un alcance muy limitado? España, dotada de mala memoria, no se acuerda de que el estado podía contar con unos ingresos fijos muy menguados. La gasolina y el tabaco eran las entradas seguras, pero a los ciudadanos de una España de posguerra no se les podía esquilmar en los grados tenemos ahora, cuando el IVA se sitúa en un 21 por ciento. Quizás fue posible porque no había autonomías que derrochan dinero en objetivos políticos ignorando el bienestar público, cuando no se deslizan hacia el fraude y la corrupción más clara.

    Pero hubo una obra que destaca porque hizo posible llevar periódicamente aguas excedentes  de los pantanos de Entrepeñas en Guadalajara  y Buendía en Cuenca, hasta el embalse de Talave, en el rio Mundo. Tiene un máximo anual de 650 Hm3 con una longitud de 292 km y capacidad para un caudal de 33 m3/segundo.

    Pocos son los que han visto con sus propios ojos la envergadura total del trasvase. Al transitar la carretera de Valencia aún es posible atisbar la línea de columnas que sostienen el acueducto, pero ese vistazo lejano no enseña lo que tiene de extraordinaria la empresa. Los 4 tramos de que consta y las dificultades orográficas que salva, son enormes. En el primero se eleva el agua hasta el embalse de la Bujeda, salvando un desnivel de 245 metros por medio de turbinas bomba de gran potencia. Y en el último tramo el agua discurre por un túnel de 32 kilómetros excavado a profundidades que oscilan entre los 150 y 300 metros.

     Como todas las grandes obras existe polémica sobre su existencia y uso, pero el trasvase aporta unos beneficios de miles de millones y ha creado más de 90000 puestos de trabajo. Muchos de los detractores verían con mejores ojos la creación de más campos de golf en los aledaños de esos pantanos, que su aprovechamiento agrícola. Y tampoco puede achacarse al anterior régimen porque su necesidad se empezó a ver en los años 20 y fue en la II República cuando Indalecio Prieto lo incluía en 1932 dentro de un plan nacional de obras hidráulicas (que no fue capaz de llevar a cabo)

      El proyecto se retomó en 1966 y no fue hasta 1979 que llegaron las primeras aguas a la cuenca del rio Segura. Su éxito ha consistido en crear una de las mayores zonas de Europa para la producción de hortalizas fuera de temporada, que se conoce como la “Huerta de Europa”