Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

          “Se me permitirá que antes de referir el gran suceso de que fui testigo, diga algunas palabras sobre mi infancia, explicando por qué extraña manera me llevaron los azares de la vida a presenciar la terrible catástrofe de nuestra marina. Al hablar de mi nacimiento, no imitaré a la mayor parte de los que cuentan hechos de su propia vida, quienes empiezan nombrando su parentela, las más veces noble, siempre hidalga por lo menos, si no se dicen descendientes del mismo Emperador de Trapisonda. Yo, en esta parte, no puedo adornar mi libro con sonoros apellidos; y fuera de mi madre, a quien conocí por poco tiempo, no tengo noticia de ninguno de mis ascendientes, si no es de Adán, cuyo parentesco me parece indiscutible. Doy principio, pues, a mi historia como Pablos, el buscón de Segovia: afortunadamente Dios ha querido que en esto sólo nos parezcamos.”

 

Este es el comienzo del primer episodio nacional escrito por Galdós titulado Trafalgar y que resume casi 70 años de historia novelada de la España del siglo XIX. Los episodios nacionales son una colección de 46 novelas históricas de Benito Pérez Galdós publicadas entre 1873 y 1912 y organizadas en cinco series. Los volúmenes relatan la historia de España del siglo XIX desde la batalla de Trafalgar en 1805 hasta el golpe de estado del general Pavía en 1874 y el gobierno de Cánovas del Castillo, a la vez que varias historias novelescas protagonizadas por los personajes de ficción que participan como actores en los acontecimientos históricos. Cuando sus protagonistas no pueden ser testigos directos de la historia, apela el autor a recursos varios a veces muy forzados, o a procedimientos indirectos como narraciones de testigos.

          Si analizamos las primeras líneas de esta magna obra veremos que imitan conscientemente el comienzo de las novelas picarescas del siglo de Oro ( El Lazarillo de Tormes y El buscón llamado D. Pablos que escribiera Quevedo), donde se nos describe el origen del protagonista ,dónde nació, quiénes fueron sus padres (en este caso su madre).El autor pretende contarnos la historia desde el punto de vista de un pícaro, por tanto de un personaje marginal .No es la historia de héroes ni grandes personajes ilustres.

         Los Episodios Nacionales nos enseñan a contar la Historia desde abajo. Son unas novelas históricas tan poco convencionales que desbordan los márgenes de esa denominación. En ellas aparecen los protagonistas de la Historia con mayúscula, reyes, reinas, generales, caudillos, líderes políticos, pero estas figuras nunca le cuentan al lector lo que está sucediendo. Quienes detentaron el poder real en los acontecimientos que se relatan, son aquí personajes secundarios, figurantes de segunda línea que son los verdaderos protagonistas la historia de la humanidad. Y esta es la gran originalidad de Galdós, hacer no una crónica histórica sino una historia novelada, mezclar realidad y ficción, o mejor hacer novela con trasfondos históricos: batallas, lugares y personajes reales que sí existieron pero que quedan en un segundo plano frente a los secundarios que las narran.

         Para dibujar aquellos tiempos, don Benito tuvo que documentarse con material historiográfico, conversaciones con la propia Isabel II o prensa de la época. Un sustrato en el que se aprecia la voluntad didáctica del novelista que deseó instruir mezclando los hechos notables, los grandes personajes con la historia menuda que nos adentra en otra dimensión del relato, la de lo privado y ficticio para dar verosimilitud y amenidad al conjunto.

        Es esto un breve esbozo de la riqueza que contienen estas 46 pequeñas novelas que nos descubren de una forma amena y divertida la vida de la sociedad española en aquel convulso siglo XIX. Empezar a leerlas o volver a ellas, si ya lo hicimos, es un placer del que no deberíamos privarnos en este año galdosiano en el que conmemoramos el centenario de su muerte y en el que se realizarán cientos de actos en su honor.