Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

(16 de enero de 2011)

Pablo Villalaba

Benedicto XVI ha mandado un Mensaje con motivo de la próxima Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado (16 de enero de 2011) con el título Una sola familia humana.

Benedicto XVI nos dice que esta Jornada brinda a toda la Iglesia y a todos los pueblos la oportunidad de reflexionar sobre un tema vinculado al creciente fenómeno de la emigración, de orar para que los corazones se abran a la acogida cristiana y de trabajar para que crezcan en el mundo la justicia y la caridad, columnas para la construcción de una paz auténtica y duradera.  

De este vínculo profundo entre todos los seres humanos nace el tema que he elegido este año para nuestra reflexión: «Una sola familia humana», una sola familia de hermanos y hermanas en sociedades que son cada vez más multiétnicas e interculturales, donde también las personas de diversas religiones se ven impulsadas al diálogo, para que se pueda encontrar una convivencia serena y provechosa en el respeto de las legítimas diferencias.

«No vivimos unos al lado de otros por casualidad; todos estamos recorriendo un mismo camino como hombres y, por tanto, como hermanos y hermanas» (Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2008).

El camino es el mismo, el de la vida, pero las situaciones que atravesamos en ese recorrido son distintas: muchos deben afrontar la difícil experiencia de la emigración, en sus diferentes expresiones: internas o internacionales, permanentes o estacionales, económicas o políticas, voluntarias o forzadas. En algunos casos las personas se ven forzadas a abandonar el propio país impulsadas por diversas formas de persecución, por lo que la huida aparece como necesaria.

Además, el fenómeno mismo de la globalización, característico de nuestra época, no es sólo un proceso socioeconómico, sino que conlleva también «una humanidad cada vez más interrelacionada», que supera fronteras geográficas y culturales.

Por tanto, todos, tanto emigrantes como poblaciones locales que los acogen, forman parte de una sola familia, y todos tienen el mismo derecho a gozar de los bienes de la tierra, cuya destinación es universal, como enseña la doctrina social de la Iglesia. Aquí encuentran fundamento la solidaridad y el compartir.

A la luz del tema «Una sola familia humana» es preciso considerar específicamente la situación de los refugiados y de los demás emigrantes forzados, que son una parte relevante del fenómeno migratorio. Respecto a estas personas, que huyen de violencias y persecuciones, la comunidad internacional ha asumido compromisos precisos. El respeto de sus derechos, así como las justas preocupaciones por la seguridad y la cohesión social, favorecen una convivencia estable y armoniosa.

El mundo de los emigrantes es vasto y diversificado. Conoce experiencias maravillosas y prometedoras, y, lamentablemente, también muchas otras dramáticas e indignas del hombre y de sociedades que se consideran civilizadas.

Augustin NDour, un senegalés de cuarenta años, residente en Granada y que acudió a una reunión de emigración comenta, que en los CIE, la mayoría de la gente que está internada no ha cometido ningún delito, simplemente están allí por no tener papeles. La pregunta más frecuente entre ellos es ¿Qué he hecho yo?  Ya que se puede comparar su estado a la persona que está en una cárcel.

Este simpático senegalés, que lleva diez años en España, trabajando en Cáritas, haciendo labores de traducción y ayudando en el taller de encuadernación se ve en sus ojos que lleva con entereza el tener a su mujer y a sus hijos en Dakar. Su ambición es ayudar a quien lo necesite.

1. La dimensión del fenómeno migratorio 

El fenómeno migratorio ha adquirido un gran relieve y una gran importancia en nuestros tiempos y hemos de contemplarlo con una mirada de amor y esperanza, sabiendo leer e interpretar con una especial preocupación integradora estos nuevos signos de los tiempos actuales. 

Centenares de miles de ciudadanos extranjeros residen en nuestra tierra. Muchos de ellos vinieron hasta aquí buscando un empleo y un nuevo futuro para ellos y para sus familias y son inmigrantes, mujeres y hombres trabajadores, que viven como primeras víctimas las dolorosas consecuencias de la actual crisis económica que tan gravemente está afectando al sur de España.

2. Los emigrantes y refugiados menores de edad 

Es un problema añadido el que entre los inmigrantes hay un grupo numeroso de menores que necesitan atención especial pues pueden vivir dramáticas condiciones de abandono y, en ocasiones, correr el riesgo de ser explotados. 

La Convención de los Derechos del Niño, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, afirma con claridad que hay que salvarguardar siempre el interés del menor, al cual hay que reconocer siempre los derechos fundamentales de la persona de la misma manera que se le reconocen al adulto.

Los organismos de las Naciones Unidas con ocasión de la Cumbre Mundial para los Niños, celebrada en el mes de septiembre de 1990, dijo: “Hemos sido testigos de la desgarradora tragedia de millones de niños en los distintos continentes. Ellos son los más vulnerables porque son los que menos pueden hacer oir su voz”. 
 
3- Unos ejemplos. 25.000 marfileños en Liberia

Mientras en Liberia continúan las llegadas de refugiados procedentes de la región oeste de Costa de Marfil, ACNUR ha comenzado a construir un nuevo campamento para refugiados en Bahn, una localidad al este de Liberia. El campamento podrá inicialmente albergar a unos 18.000 refugiados.
 
En la actualidad hay unos 25.000 refugiados marfileños en Liberia, y alrededor de 600 personas continúan llegando a diario a causa de la tensión y la incertidumbre que reina en costa de Marfil desde las elecciones presidenciales, a fines de noviembre. Los refugiados relatan al personal de ACNUR que, en la mayoría de los casos, están huyendo por miedo a la violencia y no por violencia real en contra de ellos.

Refugiados Afganos En Pakistán: "La basura me permite ganar lo suficiente para alimentar a mi familia". Marjan desmiente la extendida opinión de que los refugiados afganos son una carga para la economía de Pakistán. Esta madre de cinco hijos trabaja desde el amanecer hasta que cae la noche en un vertedero a las afueras de Karachi, clasificando papel y bolsas de plástico que pueden ser reciclados. "El olor es insoportable y esto es un trabajo muy sucio, pero ¿qué opciones tengo?” dice Marjan, y agrega: "La basura me permite ganar lo suficiente para alimentar a mi familia".

Refugiados en pateras camino de España

Es una realidad que estos emigrantes han descendido en un 25% en relación con hace un par de años, pero todavía siguen intentándolo unos cuantos aventureros.

Según el informe que sobre la inmigración clandestina que cada año elabora la asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, en 2007 murieron 921 personas en su intento por llegar por mar a España. Ésta es la cifra oficial registrada por las autoridades españolas. Pero, según las estimaciones de los responsables del estudio, el número de fallecidos el año pasado ronda los 3.500 sólo en las costas andaluzas y canarias.

29 de diciembre de 2010. España rescata a 85 inmigrantes en dos pateras

Un total de 85 inmigrantes fueron rescatados de dos pateras que navegaban cerca de la costa sur española, según informó el miércoles Salvamento Marítimo. Una primera embarcación fue localizada en la tarde del martes a unas 18 millas náuticas del puerto de Adra, en el Cabo de Gata. En ella, viajaban 57 personas, incluidas tres mujeres y un bebé. La mayoría de ellos procedían de países del Africa subsahariana. Las autoridades creen que el grupo zarpó desde algún punto del norte de Marruecos y que llevaban unas 15 horas en el mar.

Millones de mujeres, hombres, niños, jóvenes y ancianos afrontan los dramas de la emigración a veces por sobrevivir, más que para buscar mejores condiciones de vida para ellos y para sus familiares.