Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI
I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI
Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

“España en tiempos de crisis”

 

IV Ciclo de Conferencias Siglo XXI

27 de Enero de 2009

                                                                                                           

                                                                                                              Pablo Villalba

                En el  Centro Cultural de los Pinos los afiliados y amigos de la Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI hemos podido seguir la Conferencia llena de recuerdos, de puntualizaciones y de esperanzas de D. Ignacio Astarloa, en la que nos puso de manifiesto las dificultades por las que España, debido a su mal Gobierno actual, está cruzando.

 

 

                Antes de escuchar al orador el Presidente de la Asociación, D. Felipe García Cuenca, hizo la presentación de este personaje tan conocido desde hace tiempo en la política española. El currículum de D. Ignacio llena páginas de nombres, puestos, cargos oficiales, títulos, secretariados y vocalías en las que ha representado dignamente a España y a los españoles. El Sr. Astarloa es un modelo de sinceridad y honradez en el servicio a nuestra querida España.

 

                Inició su conferencia “España en tiempos de Crisis”, destacando que a pesar de esa aseveración, hay esperanzas de que trabajando con inteligencia, esfuerzo y diligencia se puede salir, más tarde o más temprano  de ella. Pero hay que trabajar mucho y todos juntos.

 

                Insistió el Sr. Astarloa en que no hay duda que la crisis actual que sufrimos es la más intensa desde hace 150 años. Crisis que afecta a todo el mundo, pero acentuada en España por no haberla previsto con el debido tiempo. Por eso la crisis que padecemos en España tiene características propias y somos los españoles quienes tenemos que ayudar a salir de esa crisis con el trabajo honrado y exigente.

 

                A España le va a costar situarse en el panorama Europeo y mundial en el que el antiguo gobierno de D. José María Aznar tan brillantemente la había situado. Un puesto en el que España era considerada y admirada. Llegar a ese ranking va a costar un trabajo muy intenso y comunitario.

 

En la globalización actual hay nuevos países emergentes que están marcando pautas de crecimiento: India, Japón, Brasil, Por desgracia España, que estaba en esa lista hace unos 6 años, está ahora a la cola de los países que van caminando hacia el hundimiento político, económico y social.

 

¿Por qué se está produciendo esto? Entre otras razones por los erróneos sistemas de nacionalización en que el gobierno actual nos está envolviendo. Cuando en un pueblo, como el español, se discuten los principios de NACIÓN de modo que no se tiene claro lo qué es España con sus comunidades y se quieren ensalzar jurídicamente a éstas desprestigiando al conjunto de España, se debilita el sentido nacional.

 

Otra razón es que no hay un debate serio nacional, los parados crecen sin fin hacia los 5 millones, creando la inestabilidad nacional y la desconfianza creciente.          Falta la visión de un horizonte hacia el que se dirige España, hay inseguridad nacional, hay una división tonta, pero intencionada entre los partidos nacionalistas; se da poder a los partidos pequeños, a los que se quiere tener atados para encontrar en  ellos apoyos de gobierno. Todo ello supone una falta total de honradez de gobierno y autoritarismo patente.

 

El gobierno no tiene programa para salir de la crisis. No afronta los problemas directamente y con inteligencia. Se le entregó la caja llena, pero se están despilfarrando los fondos con cantidad de reformas sin sentido, ni criterio. Es bueno gastar, pero hay que hacerlo con criterio para no crear deuda mayor que puede ser insalvable. España está originando desconcierto y desconfianza entre sus socios europeos, que consideran a España como un enfermo. ¡Qué cambio el que hemos sufrido tan sólo en 6 años!

 

Destacó el ponente tres puntos en la crisis que sufre España:

 

  1. La crisis “Nacional”
  2. La crisis de modelo Constitucional
  3. La crisis de modelo Social

           1. Supone una suma incontable de disparates no sólo económicos, sino fundamentalmente regionalistas, por los que el gobierno nos quiere conducir. Son los pequeños partidos regionalistas (5%) que nos están gobernando a los nacionalistas (95%) españoles. El gobierno tiene las manos atadas y aquéllos se aprovechan al máximo ante la debilidad del poder en contra de los ideales españoles.

 

        El ponente mencionó la fuerza de los regionalistas catalanes y de los vascos que están poniendo en peligro la unidad de España. Mencionando el Estatuto Catalán se refirió a la inconstitucionalidad del mismo “de arriba a bajo”. Y la desfachatez del “nos da lo mismo lo que dictamine el TC. Haremos lo que queramos”. Lo peor es la repercusión de esta postura que puede resultar en 17 nacionalidades, 17 tribunales Constitucionales, 17 embajadas… España no podría soportar este despilfarro.

 

El criterio sano es que si la Constitución no está actualizada, habrá que actualizarla, pero con sentido de nación, no de autonomías. D. Ignacio manifestó que le preocupa la pérdida del valor de la Ley y de la Constitución, que es algo sagrado y serio en la nación. Fue el gran logro del 1975 de toda España y que nos ha servido magníficamente durante 25 años. Y ahora “está en riesgo”. Y es una pena que esto sucede por razones electoralistas.

 

2. El Segundo problema en España es la Crisis Institucional.

 

Cuando se degrada la Nación se mutilan sus instituciones. El poder ejecutivo del gobierno está en crisis. La función del Gobierno debería ser solucionar problemas, no crear constantemente problemas nuevos. Con los ministros actuales todo se puede esperar. ¡Qué ministros!

 

El Ejecutivo está equivocando las prioridades de los españoles, que no son ni los homosexuales, ni la ruptura de valores entre los jóvenes, ni la sexualidad sin escrúpulos, ni la permisividad del aborto. No es verdad que “Lo que no está prohibido está permitido”. ¿Qué hay sobre la desintegración familiar y matrimonial?... Hay un sinfín de temas en que el ejecutivo está poniendo su énfasis, pero que no pueden resolver el problema de España.

 

El Ejecutivo debería cuidar primero el ámbito de la libertad para después limitar las actuaciones. Pero parece que su primer objetivo e interés es debilitar lo más posible al PP, que le estorba para sus logros electoralistas. Todos en contra del PP. Cordón sanitario contra el PP.

 

Hay también crisis en el poder Judicial, que está muy mal considerado por el conjunto de españoles. En primer lugar porque parece depender de los partidos. La justicia está politizada y no es igual para todos. Está manipulada por enlaces de partidos y gobierno. El Sr. Astarloa nos dijo que “El país que no cree en sus jueces y policías no tiene sentido. La legitimidad de la democracia es respetar  y aplicar las normas judiciales”.

 

Hay comportamientos y decisiones de los jueces, de la policía, de los juzgados, que no infunden confianza en el pueblo: no intervenir en los aeropuertos por no crear más problemas, penas impuestas a menores que no solucionan nada, libertad de presos sin reinsertar, chivatazos a ETA… Señaló D. Ignacio que el que cumple bien debería vivir bien y el que infringe la ley tendría que sufrir sus consecuencias.

 

El ponente se entretuvo un momento en comentar sobre su trabajo como Diputado en el Parlamento. Muchas veces los diputados están ociosos, pues el Gobierno está estudiando muy pocas leyes y sí un sinfín de “decretos ley” por urgencia, que más tarde se tienen que presentar a la aprobación de los diputados. Pero al no presentar nuevas  leyes al parlamento para que los diputados las debatan, los debates son inexistentes. El trabajo de sustitución lo realizan los periodistas, los contertulios, las radios, las televisiones…    

 

3. A continuación el orador habló de la crisis de Modelo Social que sufrimos en España.

 

Aquí se entretuvo en los problemas derivados de la integración de los emigrantes y de la norma de papeles para todos y sus derivaciones o consecuencias.  Cuando Zapatero habla del modelo social surgen problemas por doquier y algunos muy gordos, como el derecho a la lengua nacional y a las lenguas regionales, la educación de la ciudadanía y de las civilizaciones… Se socavan las leyes anteriores y aparecen leyes nuevas contradictorias, como en cuestión de educación, de los valores y de los modelos de familias.

 

En España hemos contado desde tiempos remotos con la institución familiar y su respeto a las normas sociales, de autoridad y de disciplina. Cuando el gobierno machaca estas instituciones y valores se sufre una desintegración, se fomenta el hedonismo, la superficialidad, el relativismo y se forjan ciudadanos irresponsables, acríticos y se hunde la Nación.

 

Durante 25 años España llevaba una buena dirección y todos sabíamos hacia dónde íbamos. ¿Hacia dónde vamos ahora con un conductor que nos lleva a bandazos dando tumbos a derecha e izquierda? ¿Dónde vamos? Pero no perdamos la Esperanza. De peores momentos hemos salido.

 

Conclusiones:

a)      Es preciso reformar y reparar el coche.

b)      Nuevas políticas para mejorar el camino.

c)       Retomar el proceso de democratización

d)      Pensar que este momento ha sido sólo un paréntesis, y volver a los grandes consensos que ha tenido España.

e)      Nuevas reformas no para debilitar la Constitución, sino para fortalecerla.

 

Preguntas y respuestas: A continuación se le preguntó al Sr. Astarloa varias cuestiones: sobre el Caso Faisán, sobre la Ley Electoral, qué se puede hacer para cambiar de conductor, cómo mejorar lo que va mal.

 

Resumen de sus respuestas:

·         Tenemos mimbres para que España sea de nuevo un gran país.

·         Soy optimista si ponemos lo que hay que poner.

·         Trabajemos juntos para que así sea.

 

Con el agradecimiento y la promesa de aprovechar la disposición del Sr. Astarloa de volver por Alcorcón para continuar este mismo u otro tema, concluyó la sesión no sin antes hacerle entrega de la insignia de la Asociación y de una bella escultura de cerámica por el Sr. Presidente Felipe García Cuenca.