Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

DESDE MI VALLE - Ely del valle

El Semanal Digital - 12 de junio de 2011

Una cosa es indignarse en la Puerta del Sol, arruinando a cientos de comercios, y otra muy distinta jugarse el tipo montando el carnaval en la Euskadi profunda.

Miles de alcaldes oliendo a colonia y aftershave se han hecho este fin de semana con el bastón de mando de sus respectivos consistorios, la mayor parte de ellos silbando entre dientes el himno de la gaviota. El PP se queda con el 70% de los ayuntamientos demostrando ya de manera palpable que el partido en el gobierno tiene abierta una vía de agua de la que es difícil no deducir un naufragio en las próxima generales que ni Alfredo va a ser capaz de evitar. El PSOE, como el Titanic, no tiene suficientes botes para poner a salvo a toda su tripulación.

Lo más llamativo de la toma de posesión de los ocho mil y pico ediles, aparte de que por primera vez sean casi todos del mismo color, es la cohorte de indignados que les ha perseguido en los grandes municipios. Dicen estos nuevos adalides de la libertad colectiva, en virtud de la cual se han erigido sin cortarse un pelo en representantes de la humanidad pura de espíritu, cosas como que todos los políticos son unos chorizos y que solo miran por sus propios intereses, sin preocuparse por el pueblo oprimido.

Bueno, todos menos los de Bildu, que a esos no ha habido narices de montarles el numerito; y es que una cosa es tirarle bolitas de papel mojado en el cogote a un edil del PP o del Psoe, que como mucho te va a facilitar una foto en los periódicos acordonando la acera con cuatro efectivos policiales, y otra muy distinta montarle una pajarraca a los nuevos alcaldes de Oiartzun o Zizurkil, que a lo peor te miran fijamente a los ojos y se quedan con tu cara; de ahí que los indignados no lo estén tanto con el nuevo alcalde de San Sebastián como con el de Bilbao o Vitoria. Tener bemoles, se le llama a eso, y en este capítulo no hay rebelde que le llegue a la suela del zapato a Carlos García, el concejal del PP que ha evitado, sin aspavientos vociferantes, y echándole lo que hay que echar sin tener por ello que saltarse a la torera las reglas de la democracia, que Bildu se haga con la alcaldía de Elorrio.

En Madrid, donde el partido de Esperanza Aguirre se ha hecho con 119 ayuntamientos más que el PSM, el perdedor con mayúsculas ha sido Pedro Castro, virrey de Getafe durante 28 años, del que me dicen que hasta tres minutos antes de ser despojado de su cetro municipal, no terminaba de creerse que se le hubiera acabado el chollo. Por lo visto, que IU apoye al PSOE en estas lides es lo lógico y natural, pero que UPyD se abstenga para permitir que gobierne la lista más votada es un ejercicio de corrupción galopante. En este punto, Castro y Gómez, que han dejado el cinturón rojo reducido al par de trabillas de Parla y Fuenlabrada, deberían hacérselo mirar.

El papelón lo tiene ahora la Federación de Municipios y Provincias, que se ha quedado con un presidente que ni es alcalde, ni pertenece al partido que ha ganado tres tercios de los ayuntamientos. Cualquiera con un mínimo de dignidad renunciaría al cargo después de que miles de "tontos de los cojones" le haya arrancado los galones de la bocamanga, pero conociendo a Pedro Castro, la FEMP va a tener que aplicar la rasqueta a fondo si quiere despegarle los fondillos del pantalón del sillón presidencial. No es de recibo que se espere a noviembre que es cuando se celebrará la próxima Asamblea. Castro debe dejar de inmediato la presidencia de la FEMP, y si no lo hace, invito a los indignados a que se lo hagan saber. En este caso, no hay peligro alguno: ni Castro es de Bildu ni supera el 1,80.