Ciclo de Conferencias de la Asociación Cultural Alcorcon Siglo XXI
Premios de Novela Alcorcón Siglo XXI
II Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

NP. Ayuntamiento de Alcorcón - Viernes, 26 Septiembre 2014 

La Asociación Cultural Alcorcón Siglo XXI , en...

Leer más...
III Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del III Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

I Certamen de Pintura Alcorcón Siglo XXI

Convocatoria del I Certamen de Pintura "Asociación Cultural de Alcorcón Siglo XXI”
Leer más...

Conferencia de Ely del Valle en Siglo XXI

Pablo Villalba

Eran las 19,00 horas del 23 de marzo del 2015 cuando la...

Leer más...
Conferencia en Siglo XXI de D. David Pérez García

Pablo Villalba

Antes de empezar la conferencia se recordó a los fallecido en el...

Leer más...
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas navideñas

FORO DE DEBATE.
Conferencia: los excesos de comida en las fiestas...

Leer más...

Que las Marchas por la Dignidad fueron de las más violentas que se recuerdan en mucho tiempo no es ningún secreto, pero un testimonio directo y escalofriante ha echado leña al fuego. 

El Semanal Digital - 24 de marzode 2014
 
   Mucha dignidad, mucha dignidad... pero al final las Marchas que clamaban por ella terminaron dejándola a la altura del betún. Amén de los altercados violentos que dejaron 50 agentes heridos, algunos de ellos de gravedad, parece que algunos manifestantes no tenían tan claro lo del carácter pacífico de las marchas, del que tanto presumían sus organizadores. Ni siquiera se puede hablar de humanidad, en alguno de los casos...

Eso es al menos lo que se desprende de la información que este lunes publica El Mundo, con testimonio tan cercanos y rotundos como el del trabajador del Samur que, espantado, tuvo que escuchar como algunos manifestantes gritaban "Dejadlos morir" cuando intentaban auxiliar a los agentes heridos.

No es ningún secreto que a lo largo del fin de semana, noticias, imágenes, vídeos han dejado buena muestra de la brutalidad e ira inusitada por parte de los manifestantes del 22-M. Declaraciones de la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, comunicados por parte de los sindicatos de Policía, condena de la violencia por algunos partidos políticos... Sin embargo, el testimonio del trabajador del Samur que recoge Lorenzo Silva va un poco más allá.

"Dejadlos morir", así increpaban los manifestantes presentes en un Puesto Sanitario Avanzado (PSA) a los trabajadores del Samur para que no atendiesen a los policías heridos. Cabe recordar que dentro del PSA coincidían todos los heridos de la manifestación, ya fueran manifestantes o policías y "aplaudían cada vez que entraba un policía herido, e incluso llegaron a arrojar un petardo junto al PSA. Acabamos necesitando un cordón policial para poder trabajar", relata el trabajador de emergencias.

"En cinco minutos pudieron llegar siete u ocho policías de la UIP-Unidad de Intervención Policial- y uno de la UCE -antidisturbios de la Policía Local- con caras ensangrentadas, alguno con disminución del nivel de consciencia y cascos abollados, por lo que se suponía que eran adoquines", describía el confidente del Samur. "Vi caras desencajadas de esos hombres de casi dos metros, llamadas a sus mujeres y situaciones tensas". En cambio, el sanitario relata que "no vi en ningún policía ni una mirada que tradujera odio o ánimo de venganza hacia ninguno de sus agresores".

La situación se agravó cuando manifestantes en el exterior del PSA identificaron a un grupo de policías infiltrados vestidos de paisano, "los acorralaron profiriendo insultos y retándoles a pelear", dice el testigo directo.

Dentro del PSA los trabajadores del Samur llegaron a valorar a 61 pacientes hasta las 23:00 horas del sábado. En total hubo 101 heridos, 67 policías y de éstos, 14 acabaron hospitalizados. Uno de ellos recibió cuatro puñaladas por la espalda, pero el chaleco de seguridad evitó que le hirieran de gravedad.